EL SÍNDROME DEL ARROZ FRITO

Dejar tu plato de pasta o arroz más de dos horas a temperatura ambiente puede costarte la vida.


El síndrome del arroz frito está causado por el Bacillus cereus. Esta intoxicación es sorprendentemente común.


El último caso de intoxicación por esta bacteria ha sido el joven belga de 20 años que murió tras comerse un plato de pasta cocinada cinco días antes y que había dejado en la cocina a temperatura ambiente.


No es el primer caso, en 2003, una familia enfermó gravemente por intoxicación alimentaria asociada con Bacillus cereus después de comer una ensalada de pasta de ocho días durante un picnic.


Cinco niños requirieron intervención médica y cuidados intensivos, mientras que la niña más pequeña, que tenía siete años, murió después de que le fallara el hígado.

¿Qué es el síndrome del arroz frito?


El síndrome del arroz frito es una intoxicación alimentaria, provocada por el crecimiento de la bacteria Bacillus cereus, que crece en los alimentos (generalmente platos de arroz frito o pasta) que son dejados a temperatura ambiente durante varias horas y sin refrigerar.


Bacillus cereus, es una bacteria potencialmente peligrosa debido a su capacidad de generar esporas, es una clase de bacterias productoras de toxinas.

Estas toxinas pueden causar dos tipos de enfermedades: una caracterizada por diarrea y la otra, denominada toxina emética, por causar náuseas y vómitos.


Estas bacterias están presentes en los alimentos y pueden multiplicarse rápidamente a temperatura ambiente.


Los síntomas del síndrome del arroz frito, pueden ser:

  • un intenso dolor abdominal,

  • náuseas

  • dolor de cabeza

  • episodios intensos de diarrea

  • vómitos abundante


La refrigeración es prevención


La refrigeración es la prevención, pero ¿cuanto tiempo se puede dejar un plato de pasta fuera del frigorífico sin que la salud corra peligro si se recalienta y se come más tarde?


La respuesta es sencilla, como máximo 2 horas, ya que a partir de estas dos horas sin refrigeración se produce el crecimiento bacteriano.